Imprimir

Flebología

Flebología

 

 

 

Ortopedia Inse no venderá ningún producto compresivo online ya que es necesaria la toma de medidas y exploración correctas para poder decidir cuál es la talla indicada para usted. Dependiendo del estado en que tenga sus piernas es importante acudir al especialista, en este caso el Vascular.

 

1-  

 

Insuficiencia venosa

La insuficiencia venosa es una enfermedad muy común que no solo afecta al ámbito estético si no que afectan a las venas dando una mala circulación. Muchas veces existe un factor hereditario que aparece con frecuencia con la edad o tras un embarazo (en las mujeres).

Profesiones que obligan a estar mucho tiempo de pie o el sobrepeso son algunos de los factores que debilitan al tejido conjuntivo del cuerpo debilitando a las venas. Otros de los factores desencadenantes son la ingesta de alcohol (efecto vasodilatador), cambios hormonales propios del embarazo, estreñimiento crónico entre otras.

En ocasiones unas medias de compresión nos puede ayudar a controlar una afección venosa y conservar la belleza de las piernas.

Las afecciones venosas en un inicio apenas provocan molestias ya que únicamente existen pequeñas deformaciones en las venas y estas no duelen. Si están no se tratan pueden cronificarse y llevan a varias complicaciones desde varices hasta piernas ulceradas.

Las afecciones más frecuentes son:

  •          Arañas vasculares

Son pequeños vasos sanguíneos rojos o azulados visibles en la superficie cutánea. Normalmente distribuidos por los muslo y las piernas dibujando algo parecido a un mapa.

  •          Varices

Cuando las venas de la pierna se dilatan y retuercen apareciendo en la superficie de la piel con forma de cordones hinchados.

  •          Debilidad venosa crónica

La insuficiencia o debilidad venosa es cuando las venas ya no pueden cumplir adecuadamente su función de transportar la sangre de retorno al corazón.

  •          Trombosis profunda de las venas

La aparición de un coágulo de sangre puede impedir el retorno de sangre al corazón y hace que se estanque en las venas provocando hinchazones, sensación de tensión y dolores en las piernas.  Una trombosis profunda es cuando el coágulo sanguínea se forma en las venas de la musculatura profunda. Si este se desprende de la pared puede llevarlo a los pulmones y causar complicaciones muy graves.

  •          Inflamaciones venosas

También llamada flebitis en una inflamación dolorosa de las paredes de las venas y del tejido que las rodea.

  •          Úlceras

Cuando las válvulas venosas no funcionan (encargadas de que la sangre no retroceda ni se acumule en las venas) la sangre se acumula en las venas y aparecen las varices, por consiguiente aumenta la presión en la zona provocando que pueda salir líquido y otros componentes de la sangre fuera del sistema vascular hacia los tejidos afectando al aporte de oxígeno y nutrientes en la zona. La piel cambia de color y el pie y pierna se hinchan. Una pequeña herida en la pierna puede provocar la formación de una úlcera, estás son sumamente difíciles de curar.

 

Tratamiento

Una de las mejores formas de evitar las varices y otras afecciones venosas consiste en el uso de medias de compresión.

El objetivo de esta compresión es reforzar las venas normalizando la función de la pared vascular y mejorando el metabolismo de los tejidos. Con la compresión se reduce el diámetro de las venas de las piernas haciendo que las válvulas venosas vuelvan a funcionar correctamente y evitando que se retenga sangre. Incluso reduce o impide la aparición de estrías, arañas y varices y reduce al mínimo el riesgo de coágulos y embolias.

Dependiendo de la afectación venosa que tenga la persona existen cuatro clases de compresión que se diferencian entre ellas según la presión que ejercen sobre las venas. Todas las medias de compresión su presión máxima está ubicada en el tobillo donde se irá reduciendo para favorecer el retorno venoso.

  •          Compresión I

Ligera compresión indicada para piernas pesadas y cansadas, ligeras formaciones de varices o fase inicial de estas y/o ligeras hinchazones. También son útiles durante el embarazo o personas que trabajan de pie o sentados.

  •          Compresión II

Media compresión indicada cuando hay varices marcadas, piernas hinchadas, trombosis, pequeñas úlceras ya cicatrizadas, inflamaciones importantes durante el embarazo y/o durante algunas operaciones.

  •          Compresión III

Intensa compresión indicada para debilidades venosas crónicas permanentes, trombosis, endurecimiento de la piel y curación de úlceras de la pierna.

  •          Compresión IV

Indicada para casos muy graves, linfedemas y lipoedemas.

 

Prevención

Si no existe ninguna afección es recomendable utilizar medias de compresión con fines preventivos cuando:

  •     Hay debilidad genética del tejido conjuntivo, es decir cuando existen casos de parientes próximos con varices y otras afecciones venosas.
  •    Cuando estamos mucho tiempo de pie, sentado o de rodillas las venas de las piernas no trabajan correctamente ya que necesitan movimiento.
  •      Sufrir estreñimiento crónico ya que sobrecargamos la función venosa cuando se ejerce presión sobre la cavidad abdominal.
  •        Si el consumo de alcohol es muy elevado ya que es vasodilatador.
  •        En el transcurso del embarazo o postparto, o en ocasiones cuando se sigue un tratamiento hormonal para el puerperio.
  •       En situaciones donde el sistema venoso puede sufrir como son los viajes largos (avión, tren) o cuando se ha de estar mucho rato de pie (feria).

 

Consejos para la vida diaria

Durante nuestro día a día podemos mejorar nuestro sistema circulatorio y así prevenir la aparición de afecciones venosas.

  •          Muévase tan a menudo como pueda, cambie de posición, ponga en alto las piernas o camine.
  •          Tenga una dieta ligera y equilibrada.
  •          Evite el exceso de peso.
  •          Lleve ropa cómoda y suelta, no muy ajustada.
  •          Lleve zapato plano y cómodo.
  •     Ponga los pies en agua fría periódicamente y haga cambios de temperatura para reforzar el tejido conjuntivo de las piernas.
  •          Utilice plantillas si tiene pies planos o valgos.
  •          Utilice medias de compresión.
  •          Entrene su sistema venoso.

Terapia de movimiento

Las paredes de las venas se mantienen elásticas y funcionan correctamente cuando la musculatura de alrededor se entrena periódicamente. Con un par de minutos diarios podemos activar las venas y  entrenar el sistema venoso.

Si ya existe una afección venosa y usa medias de compresión es importante que las lleve mientras practica deporte, ya que dan soporte a las venas y garantizan el flujo necesario para que las venas transporten la sangre hacia el corazón. Las medias ayudan a las zonas afectadas como son los glúteos, y muslos que mejoran la firmeza de los tejidos.

Cuando hay afección se ha de tener en cuenta que los deportes que necesitan una fuerza extrema sobrecargan las venas aumentando así el problema. Es adecuado el excursionismo, paseos, ciclismo, esquí de fondo, patines en línea, aquajogging, la natación, el baile, el golf, fitness entre otros deportes.

Cuando hay afecciones graves como son varices marcadas o alguna trombosis están indicadas las excursiones, caminatas, ciclismo, golf, baile, natación, gimnasia acuática y/o esquí de fondo. Se han de evitar todos los deportes que necesiten mucha fuerza y movimientos bruscos como puede ser el culturismo, bádminton, fútbol, balonmano, etc.